Se acerca la temporada de nieve: prevención de lesiones en deportes de invierno

Es posible que muchos acudamos a las pistas para realizar deportes de invierno, bien con experiencia o sin ella, con o sin preparación física, o arrastrando alguna lesión que viene de antes… ¿Cómo podemos disfrutar de los deportes de invierno al máximo y evitar lesiones?

Tanto si durante el año hemos entrenado regularmente (no necesariamente una preparación específica para ski o snowboard) como si no realizamos ejercicio físico, aquí os dejamos algunos tips para disfrutar al máximo de la estancia en la montaña.

 

– Hidratarse bien:

En la nieve, no nos damos cuenta pero estamos haciendo un esfuerzo intenso y prolongado, y tenemos los niveles de adrenalina elevados, olvidando que debemos hacer como en cualquier otro deporte, mantener una correcta hidratación. La ropa, con el objetivo de guardar el calor, muchas veces nos hace sudar más en momentos en los que aumentamos el esfuerzo o no hace tanto frío. Hidratarse bien antes de subir a las pistas y durante (cuidado con las bebidas alcohólicas –cerveza- en los descansos) mediante agua o bebidas isotónicas puede ayudarnos a mantener unos correctos niveles retrasando la deshidratación que puede provocarnos lesiones.

 

– Realizar un buen calentamiento:

¡Sí! Debemos calentar. No es necesario subir y bajar un par de pistas corriendo con la tabla a cuestas, pero, por ejemplo, en cuanto bajemos del telesilla podemos realizar pequeños movimientos con las caderas, las rodillas (sentadillas), y no olvidarnos de realizar movimientos del tren superior y el tronco. En estos deportes trabaja todo el cuerpo y un giro o caída inesperada requieren de una buena respuesta muscular. Además, aunque seamos expertos, es interesante aprovechar esa primera bajada para ir haciendo giros suaves e ir movilizando, y una vez que hemos entrado en calor, vamos aumentando la intensidad.

 

– Estiramientos:

estiramientosComo en otras prácticas deportivas, al terminar, acabamos tan cansados que nos vamos a comer con los amigos, aprovechamos para ducharnos, descansar, y cuando paramos notamos esa rigidez que si ya nos acompaña desde el primer día, ¡no queremos pensar en el tercero! Estirar todos los grupos musculares mientras aún estamos en caliente al terminar, o aprovechando el momento de la ducha. Además, si disponemos de una piscina o SPA cerca como suele haber en muchos alojamientos y zonas de montaña, es muy buena opción para soltar la musculatura.

 

– Nutrición:

nutricionEste párrafo puede ser un poco más comprometido, lo sé. Todos vamos a la nieve con amigos o familia, es un acto social y salimos, y, bebemos… durante las horas de esquí no tomamos nada o si lo hacemos, suelen ser bebidas carbonatadas, o cerveza.
En el desayuno, todos pensamos que cuanto más y más hidratos mejor, depende… 4 croissants antes de esquiar pueden hacernos tener mucha energía en el momento que no tardará en desvanecerse cuando bajemos de ese pico de insulina. Debemos intentar que el desayuno tenga todos los nutrientes, con índices glucémicos bajos, por ejemplo granos de cereal entero e integral, algo de proteína, y fruta (que son azúcares e hidratos de carbono también), y no olvidemos la hidratación.
Tenemos que intentar comer algo durante la jornada, una barrita energética o fruta, un sándwich, para evitar terminar la jornada sin haber introducido ningún alimento.

 

– Sentido común:

sentido comunSí, puede parecer muy lógico, pero no está de más recordar que para evitar lesiones y accidentes tenemos que usar el sentido común además de todo lo anterior. Ir “como un loco” por las pistas verdes donde hay niños o gente de iniciación o irse por fuera de pistas cuando no tenemos un control suficiente puede jugarnos malas pasadas. Al inicio de la temporada, que hay poca (o casi ninguna) nieve y no hace mucho frío no podemos esquiar en el mejor estado. También utilizar un buen equipo, abrocharse bien las botas, utilizar gafas adecuadas para cada situación (ventisca o sol) y proteger la piel de los rayos solares son cosas que no debemos olvidar.

Dicho esto, teniendo en cuenta todos estos consejos, ¡seguro que disfrutaremos de una agradable estancia en la montaña!

prevencion de lesiones en deportes de invierno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *