Dolor de espalda: El lumbago (l)

Multitud de pacientes acuden al fisioterapeuta con dolor de espalda en la zona lumbar o lumbago, refiriendo una sensación de nudos, contracturas o el típico “pinzamiento de espalda”.

El dolor de espalda en la zona lumbar o lumbago es un dolor localizado entre las costillas y el glúteo, referido a veces hacia la zona de la pelvis o los muslos, acompañado de rigidez y tensión, sensación de nudos o contracturas, “pinzamiento” e incluso ciática.

 

El lumbago es un dolor de alta prevalencia en la población (se calcula que el 80% de las personas tienen en algún momento lumbago a lo largo de su vida) y es una de las primeras causas de baja laboral en los países desarrollados.

Un 85% de las veces el dolor es inespecífico, sin presencia de una lesión definida, y se diagnostica como “lumbalgia, lumbago, pinzamiento…” término que significa: dolor de espalda en la zona lumbar. Los pacientes acuden con esa valoración o diagnóstico, pero nosotros, debemos indagar aún más en su “lumbago”:

 

FISIOPATOLOGÍA DEL DOLOR LUMBAR

El dolor es mediado por los nociceptores. Los axones neuronales cuentan con dos bifurcaciones: la periférica, que inerva la piel, y la central que conecta con neuronas de segundo orden que proyectan al mesencéfalo y tálamo, conectando con la corteza somatosensorial y el cíngulo anterior.

El cuerno dorsal de la médula es un lugar de importancia en la integración de la información somatosensorial, formado por vías inhibitorias y facilitatorias, que modulan la transmisión de señales nociceptivas. Si el estímulo nocivo persiste, se produce una sensibilización periférica y central, convirtiendo el dolor agudo en crónico.

Esta sensibilización central se produce en muchos otros trastornos como disfunciones temporomandibulares, artrosis, fibromialgia o dolor de cabeza además del dolor lumbar.

 

La sensibilización periférica y central tiene un papel clave en la cronificación del dolor lumbar o lumbago. Cambios mínimos en la postura, mantenidos en el tiempo, pueden producir una inflamación prolongada de estructuras que se encargan de la estabilidad de la columna (ligamentos, articulaciones y músculos) Además, el sistema óseo y los discos intervertebrales están inervados por las fibras delta, cuyo estímulo continuo también contribuye a esta sensibilización central.

Cualquier estructura inervada en la zona lumbar puede causar lumbago o dolor lumbar y dolor referido hacia una o ambas extremidades (por ejemplo ciática). Estas estructuras pueden ser ligamentos, membranas durales y salidas nerviosas, articulaciones interapofisarias, anillo fibroso, fascia toracolumbar, vértebras y vísceras de la cavidad abdominal.

Es importante comprobar si realmente existe relación entre una posible patología que provoca el dolor y el mismo dolor lumbar. Esto en ocasiones nos produce confusión debido a las pruebas diagnósticas por imagen,  que producen falsos positivos, mostrando hallazgos que nos hacen suponer que el dolor lumbar proviene de esa lesión, cuando en muchas ocasiones no es así (a pesar del gran número de estructuras y condiciones patológicas que pueden generar dolor lumbar, en un 85-90% de los casos no existe causa identificable). Como fisioterapeutas, debemos realizar una exploración exhaustiva del paciente, teniendo en cuenta muchos factores, como los psicosociales.

El lumbago es una condición que afecta a una población heterogénea, presentando variación en el pronóstico y existiendo diferentes opciones de diagnóstico y tratamiento. Estudios recientes han demostrado la rentabilidad del tratamiento basado en el pronóstico de desarrollar dolor persistente y la discapacidad relacionada con factores psicosociales: depresión, estrés, aspectos relacionados con el trabajo y el miedo del movimiento (kinesiofobia). Estos factores son predictivos en la aparición de nuevos episodios y la persistencia a largo plazo del dolor de espalda lumbar y la discapacidad.

 

CAUSAS Y DIAGNÓSTICO DEL DOLOR LUMBAR

Los estudios coinciden en que es importante tener en cuenta factores psicosociales como la depresión, el estrés, el trabajo y la kinesiofobia.

Las pruebas radiológicas no son específicas y no se recomiendan antes de las 6 semanas de dolor al menos que aparezcan señales inequívocas de patología.

La tensión y el espasmo muscular son las razones comunes del dolor lumbar, y en otros casos es provocado por:

  • Dolor radicular
  • Síndrome de la articulación facetaria
  • Dolor sacroilíaco
  • Estenosis del canal lumbar
  • Dolor discogénico

En próximos posts hablaremos sobre la evaluación del dolor lumbar y ejercicios de control motor realizados con el fisioterapeuta para su tratamiento.

Visita fisiosite.com para encontrar tu fisioterapeuta más cercano

Bibliografía

Allegri M, Montella S, Salici F, Valente A, Marchesini M, Compagnone C et al. Mechanisms of low back pain: a guide for diagnosis and therapy. F1000Research. 2016;5:1530.

Fagundes F, de Melo do Espírito Santo C, de Luna Teixeira F, Tonini T, Cabral C. Effectiveness of the addition of therapeutic alliance with minimal intervention in the treatment of patients with chronic, nonspecific low back pain and low risk of involvement of psychosocial factors: a study protocol for a randomized controlled trial (TalkBack trial). Trials. 2017;18(1).

Miralles I. Lumbar pain prevention. Effectiveness of the Spine School . Rev Soc Esp Dolor 2001; 8: 14-21 .

Muñoz Gómez, J.  EPIDEMIOLOGIA DEL DOLOR LUMBAR CRONICO. AVANCES REUMA SALAMANCA. Página 23

V, Luomajoki H, Leinonen V, Gibbons S, Airaksinen O. Sub-classification based specific movement control exercises are superior to general exercise in sub-acute low back pain when both are combined with manual therapy: A randomized controlled trial. BMC Musculoskeletal Disorders. 2016;17(1)

lumbar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *