¿Afecta el clima al dolor?

Desde hace mucho tiempo ha existido la creencia de que el clima agrava o hace aparecer dolor musculoesquelético o articular. Esto es un hecho, pacientes acuden a nuestras consultas “hoy me duele más, será el tiempo” y nosotros, como profesionales también creemos que puede ser posible, y no damos una respuesta consistente al origen de un dolor que aqueja a nuestros paciente.

Además de la educación y la cultura, durante años ha habido estudios que, a pesar de la falta de evidencia científica han afirmado supuestamente este hecho. En el 2007, científicos de la Universidad de Tufts en Boston, señalaron que al descender la temperatura 10ºC y al aumentar la presión barométrica aumentaban los dolores en pacientes con artritis.

Otros estudios en cadáveres demostraron que la presión barométrica afectaba a la cavidad articular.

Los últimos estudios realizados investigan la influencia de diferentes condiciones climatológicas en el dolor lumbar. En el 2014, un grupo de investigadores australianos publicó un estudio en el que midieron parámetros climatológicos como la temperatura, la humedad relativa la presión barométrica, la velocidad, ráfagas y dirección del viento y precipitaciones y su relación con el dolor lumbar. No hubo asociaciones entre  la temperatura, la humedad relativa, la presión, la dirección del viento y las precipitaciones y el inicio del dolor lumbar. La velocidad del viento elevada y las ráfagas provocan un pequeño aumento del dolor lumbar pero los resultados no son significativos. Es posible que este pequeño aumento sea provocado por la tensión a la que sometemos al cuerpo cuando hace viento.

En diciembre de 2016, este grupo ha repetido por segunda vez este estudio, obteniendo los mismos resultados. Es un estudio cruzado en el que han analizado 981 casos de dolor lumbar agudo buscando relación con parámetros atmosféricos (los anteriormente citados) y ninguno ha demostrado tener una relación con el dolor lumbar.

La mayoría de los estudios se centran en casos agudos, y no se han realizado en casos crónicos, aunque existen estudios realizados en problemas degenerativos en rodillas pero las conclusiones son las mismas.

Sin embargo, existe otro estudio del año 2014 que muestra que la mayoría de personas de edad avanzada con osteoartritis creen que el tiempo afecta a su dolor. Las personas sensibles al tiempo muestran mayores dolores articulares, población femenina y con ansiedad también presenta esta sensibilidad, y en países como España o Italia donde el clima en general es más cálido, la población presenta mayor sensibilidad al tiempo que en Suecia.

Este estudio se basa en la sensibilidad, no aportando datos que corroboren la relación entre el clima y el dolor.

En conclusión, no existe evidencia suficiente que demuestre la relación entre el dolor y la climatología, siendo los casos que existen por un hecho más postural (ráfagas de viento y altas velocidades que podrían desequilibrar o tensionar el cuerpo), así como los factores psicosociales de la persona.

 

clima-y-dolor

Bibliografía:

Erik J Timmermans et Al. Self-perceived weather sensitivity and joint pain in older people with osteoarthritis in six European countries: results from the European Project on OSteoArthritis (EPOSA). BMC Musculoskeletal Disorders201415:66

Espanol.arthritis.org. (2017). El clima puede afectar su dolor. [online] Available at: http://espanol.arthritis.org/espanol/combata-el-dolor/dolor/dolor-clima/ [Accessed 24 Jan. 2017].

Steffens, D., et al. “Arthritis Care & Research: Weather does not affect back pain: Results from a case-crossover study.” Journal of the Australian Traditional-Medicine Society, vol. 20, no. 3, 2014, p. 216. Academic OneFile, Accessed 24 Jan. 2017.

Steffens, D., et Al.  HYPERLINK “https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/27980016” \t “_blank” Acute Low Back Pain? Do Not Blame the Weather—A Case-Crossover Study.  Dec 2016, pnw126; DOI: 10.1093/pm/pnw126

Steffens, D., et Al. Effect of Weather on Back Pain: Results From a Case-Crossover Study. Volume 66, Issue 12, December 2014 , Pages 1867–1872

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *