Tendinopatía aquílea, bursitis retrocalcánea y síndrome de Haglund.

De forma histórica, se ha denominado tendinitis  aquílea o tendinitis del tendón de Aquiles a cualquier dolor agudo o crónico a nivel de tendón o de las estructuras que lo rodea (1). Posteriormente el sufijo “-itis” se fue abandonando, ya que en muchas ocasiones se observaba que no había una inflamación en ese tejido (2). Al no haber consenso sobre qué terminología usar se terminó utilizando el término “tendinopatía”, que generalmente hace referencia a  síntomas como dolor, inflamación y una pérdida de la función dolorosa a nivel de tendón y de la zona periinsercional (2).

Esto hace que sea frecuente que se achaque cualquier dolor cercano al tendón de Aquiles a esta estructura y se utilice un diagnóstico de tendinopatía de Aquiles.

Por este motivo, es importante tener en cuenta que se debe realizar una diferenciación estructural entre el propio tendón (tendinopatía) con otras estructuras adyacentes (como pueden ser la inflamación de la bursa retrocalcánea o  el síndrome o deformidad  de Haglund)(3). Estas estructuras pueden pinzarse a veces produciendo un “impingement”(3).

El Espolón calcáneo o Síndrome de Haglund o Deformidad de Haglund, es una prominencia ósea que aparece en la parte posterior del cacláneo, y que produce dolor al impactar contra los tejidos blandos que rodean la inserción del tríceps sural (4). El dolor es fácilmente palpable aunque no se produzcan cambios morfológicos aparentes y está muy relacionado con la teninopatía aquílea. El diagnóstico más común se realiza mediante radiografía o resonancia magnética del tobillo (5).

 
Imagen 2Imagen 1

Radiografía y resonancia magnética de un espolón calcáneo (5)

Por otro lado, la bursitis retrocalcánea tampoco produce cambios morfológicos aparentes,  (3) aunque se puede realizar un diagnóstico mediante radiografía con contraste (6). A nivel médico se puede tratar con  AINES, crioterapia y modificación del calzado, aunque si este tratamiento fracasa se puede utilizar infiltraciones de corticoides para reducir la inflamación, aunque este tratamiento conlleva un riesgo potencial de rotura del tendón de Aquiles (7–9).

A pesar de que el diagnóstico de espolón calcáneo es más habitual, es raro encontrar el diagnóstico de bursitis retrocalcánea.

Imagen 3

Radiografía con contraste en distintos momentos tras infiltración de contraste: a)0; b)5; c) 30; d) 60 minutos. (RB, retrocalcaneal bursal; CB calcaneum bone)(6)

 

Los autores Tu y Bytomski (10) realizaron una clasificación de dolor plantar en la que proponen los siguientes criterios para identificar la deformidad de Haglund y la bursitis retrocalcanea de más de proponer el siguiente tratamiento.

La deformidad de Haglund (espolón calcáneo) produce dolor causado por la bursa retrocalcánea, además de poder detectarse mediante radiografía. Para tratarse se debe disminuir la presión en la zona afectada y utilizar medicación analgésica o antiinflamatoria (10).

En cuanto a la bursitis retrocalcánea produce unos síntomas como dolor, eritema, inflamación entre calcáneo y tendón de Aquiles así como dolor a la palpación directa de la zona. Proponen un tratamiento  para reducir la presión en la zona afectada, medicación analgésica o antiinflamatoria e infiltraciones con corticoides (preferiblemente eco-guiada)(10). Además de todas las medidas anti-inflamatorias que se pueden conseguir mediante agentes físicos, se puede realizar terapia manual ortopédica (TMO) para producir analgesia y existe evidencia clínica de que realizar electropunción genera mucha analgedia en estos pacientes.

Cabe destacar acerca de la bursitis retrocalcanea que generalmente el pinzamiento o “impingement” de esta estructura es producido por una activación mantenida del tríceps sural, por lo que es una lesión típica de bailarines de ballet (11), debido a la posición de relevé a la que se ven sometidos de forma constante. Por tanto si encontramos a un bailarín que desarrolla un dolor anterior al tendón de Aquiles que aumenta al realizar flexión plantar con carga y se exacerba a la palpación debemos tener en cuenta la bursitis retrocalcánea como posible diagnóstico médico.

Además sabemos que al existir una relación biomecánica directa entre tendón y bursa (6) probablemente además de la bursa haya una afectación del tendón.

Por lo tanto cuando encontremos un dolor en la zona posterior del pie deberemos pensar que siempre existe la posibilidad (aunque sea menos probable) de que no se dé una tendinopatía aquílea, sino alguna otra patología de clínica similar

Post de nuestro colaborador Óscar Rodríguez López ( twitter: @oscrodlop)

 

Bibliografía:

1. Leach RE, James S, Wasilewski S. Achilles tendinitis. Am J Sports Med. SAGE Publications; 1981 Mar 23;9(2):93–8.

2. Overuse Tendon Injuries:: Where Does the Pain Come From?. : Sports Medicine and Arthroscopy Review [Internet]. [cited 2017 Oct 18]. Available from: http://journals.lww.com/sportsmedarthro/Abstract/2000/08010/Overuse_Tendon_Injuries___Where_Does_the_Pain_Come.3.aspx

3. Lohrer H, Nauck T. Retrocalcaneal bursitis but not Achilles tendinopathy is characterized by increased pressure in the retrocalcaneal bursa. Clin Biomech. 2014 Mar;29(3):283–8.

4. Toumi H, Davies R, Mazor M, Coursier R, Best TM, Jennane R, et al. Changes in prevalence of calcaneal spurs in men & women: a random population from a trauma clinic. BMC Musculoskelet Disord. 2014 Dec 15;15(1):87.

5. Shah M, Wong B. Clinics in diagnostic imaging (170). Singapore Med J. 2016 Sep;57(9):517–22.

6. Pękala PA, Henry BM, Pękala JR, Piska K, Tomaszewski KA. The Achilles tendon and the retrocalcaneal bursa. Bone Jt Res. 2017 Jul 1;6(7):446–51.

7. Turmo-Garuz A, Rodas G, Balius R, Til L, Miguel-Perez M, Pedret C, et al. Can local corticosteroid injection in the retrocalcaneal bursa lead to rupture of the Achilles tendon and the medial head of the gastrocnemius muscle? Musculoskelet Surg. 2014 Aug 13;98(2):121–6.

8. Nichols AW. Complications associated with the use of corticosteroids in the treatment of athletic injuries. Clin J Sport Med. 2005 Sep;15(5):370–5.

9. Vallone G, Vittorio T. Complete Achilles tendon rupture after local infiltration of corticosteroids in the treatment of deep retrocalcaneal bursitis. J Ultrasound. 2014 Jun 29;17(2):165–7.

10. Tu P, Bytomski JR. Diagnosis of heel pain. Am Fam Physician. 2011 Oct 15;84(8):909–16.

11. Heel pain: A systematic review. Chinese J Traumatol. Elsevier; 2015 Jun 1;18(3):164–9.

 

tendinopatia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *