Fisioterapia en el síndrome de dolor miofascial

El síndrome de dolor miofascial es una de las causas más frecuentes de dolor en el ser humano que nos encontramos en la práctica diaria de la fisioterapia. Al menos un 85% de la población en países desarrollados lo presenta una vez a lo largo de su vida. Es un trastorno crónico que envuelve al sistema musculoesquelético, caracterizado por la presencia de puntos gatillo miofasciales (PGM).

Los puntos gatillo miofasciales  se definen como nódulos hipersensibles localizados en bandas tendinosas palpables en la musculatura. Pueden ser dolorosos a la compresión y producen diferentes efectos característicos: alteración de la activación muscular, restricción del movimiento, debilidad muscular, fatiga y dolor referido. Se clasifican en latentes (sólo producen dolor local y referido cuando son estimulados) y activos (producen dolor espontáneo)

 

ETIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO DEL DOLOR MIOFASCIAL

Existen diferentes teorías acerca del dolor miofascial. Los estudios clínicos tratan de establecer relación entre marcadores bioquímicos o cambios en el sistema nervioso, así como establecer medios de diagnóstico que identifiquen el síndrome de dolor miofascial:

  • Datos bioquímicos objetivos confirman la distinción entre músculos con PGM y músculos no afectados por un lado y PGM activos y PGM latentes por otro.
  • Sustancias bioquímicas relacionadas con el dolor, la inflamación y la mediación celular aparecen en pacientes con síndrome de dolor miofascial
  • La ecografía musculoesquelética es de utilidad para diagnosticar los PGM
  • Sonoelastografia: Observando el flujo sanguíneo se ve que la superficie de los PGM activos es mayor que la de los PGM latentes.
  • Los puntos gatillo miofasciales se pueden asociar a procesos subyacentes como enfermedades sistémicas o procesos metabólicos, parasitarios y nutricionales
  • Cambios en la materia gris cerebral: Estudios recientes confirman anormalidades microestructurales en la materia gris del cerebro en pacientes con dolor miofascial crónico.

Los investigadores han utilizado la teoría de la plasticidad neuronal para explicar las anormalidades estructurales en pacientes con dolor crónico. De acuerdo a esta teoría, el dolor periférico estimula continuamente el sistema nervioso, aumentando la excitabilidad cortical causando la reconstrucción neuronal tras el estímulo nociceptivo constante.

Las investigaciones se centrar en avanzar en el diagnóstico mediante ultrasonido y biomarcadores, pero actualmente la palpación manual es la técnica más común para diagnosticar el síndrome de dolor miofascial.

 

NEUROFISIOLOGÍA DEL DOLOR MIOFASCIAL

  • Dolor referido

El dolor referido es el síntoma característico de los puntos gatillo miofasciales. Cada punto gatillo en los músculos tiene una distribución topográfica que está establecida; a menudo sigue la distribución de los esclerotomas. La presencia de este dolor referido es lo que nos puede llevar al diagnóstico en fisioterapia si conocemos ese patrón. Se describe como un dolor difuso, profundo, quemante u opresivo.

Es un proceso de sensibilización central mediado por la actividad periférica, y puede estar facilitado por el sistema nervioso simpático y la disfunción del sistema de inhibición descendente.

  • Bandas tensas y espasmos locales

Son bandas de fibras musculares delimitadas que están en contracción constante. Son palpables, y dentro de ellas se localiza el punto gatillo. Las bandas tensas por si solas no tienen por qué producir una respuesta de espasmo local, siendo una “contractura”.

La palpación o punción del punto gatillo miofascial produce una respuesta de espasmo local, ya que está implicada la activación de una neurona motora alfa y la placa motora neuromuscular. Estos espasmos son contracciones electrogénicas involuntarias.

TRATAMIENTO DE FISIOTERAPIA DEL SÍNDROME DE DOLOR MIOFASCIAL

  • Tratamiento de fisioterapia manual:

Durante años se ha utilizado principalmente:

Estiramiento con espray:  Se realizan dos o tres pases con spray de cloruro de etilo, y después se estira el músculo hasta la máxima longitud.

Técnica de relajación postisométrica de Lewit: Se realiza una contracción isométrica utilizando entre un 10-25% de fuerza máxima, y después se realiza un estiramiento de 3 a 10 segundos después. Se repite el ciclo varias veces aumentando cada vez más el estiramiento. También se puede combinar con la respiración.

Masaje longitudinal: Cyriax describió el masaje, realizado en la dirección de las bandas tensas. Este masaje puede producir cambios en la viscoelasticidad de la fascia (haciendo el medio más líquido) y estimulando los receptores de Golgi, disminuyendo la tensión muscular, mejorando la propiocepción y reduciendo la disfunción.

  • Punción seca

La punción seca es el tratamiento de actualidad para el síndrome de dolor miofascial. Es la técnica más efectiva, ya que mediante la introducción de una aguja en el punto gatillo, busca producir varias respuestas de espasmo local (REL), inhibiendo la actividad eléctrica de éste.

El inconveniente de la punción seca es la aparición del dolor postpunción, que dura de 2 a 3 días después. Esto puede producir rechazo o insatisfacción por parte del paciente y poca adherencia a tratamiento.  Algunos autores afirman que combinando otras terapias con la punción seca, como puede ser la compresión isquémica, el spray y estiramiento o el ultrasonido se reduce el dolor miofascial y el dolor post punción.

  • Electroterapia

Se puede utilizar la electroterapia analgésica (TENS), así como el TENS mediante electroacupuntura, el denominado PENS (Percutaneous electrical nerve stimulation)

  • Kinesiotaping

Recientes estudios han investigado el efecto terapéutico del kinesiotaping (KT) en el síndrome de dolor miofascial. El kinesiotaping facilita el movimiento, aumenta el espacio entre la piel y las fascias y por tanto la circulación, produciendo un efecto antiinflamatorio. La teoría es similar para los punto gatillo miofasciales: los autores establecen la hipótesis de que el kinesiotaping puede reducir el dolor miofascial, facilitando la función muscular, proporcionando feedback propioceptivo y estabilizando la articulación.

Encuentra tu fisioterapeuta más cercano en fisiosite.com

 

Bibliografía :

Mata Diz JB et al. Exercise, especially combined stretching and strengthening exercise, reduces myofascial pain: a systematic review. Journal of Physiotherapy .2017;63(1):17 – 22

Xie P, Qin B, Song G, et al. Microstructural Abnormalities Were Found in Brain Gray Matter from Patients with Chronic Myofascial Pain.  

Srbely JZ, Kumbhare D, Grosman-Rimon L. A narrative review of new trends in the diagnosis of myofascial trigger points: diagnostic ultrasound imaging and biomarkers.  

León-Hernández JV, Martín-Pintado-Zugasti A, Frutos LG, Alguacil-Diego IM, de la Llave-Rincón AI, Fernandez-Carnero J. Immediate and short-term effects of the combination of dry needling and percutaneous TENS on post-needling soreness in patients with chronic myofascial neck pain.  

Wu W-T, Hong C-Z, Chou L-W. The Kinesio Taping Method for Myofascial Pain Control.  

Dommerholt JFernández de las Peñas C. Punción seca de los puntos gatillo. 1ª ed. Barcelona: Elsevier; 2013.

miofascial

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *