Dolor Pediátrico

 

Los bebés tienen unos 100 billones de neuronas. Calculándose que en los bebes se establecen unas 3 millones de sinapsis por segundo.

Es en los primeros 12 meses, donde surge la primera etapa de desarrollo somato-motor.

Muchos estudios hablan de dolor en neonatos y prematuros.

dolor pediatrico 1

  • 561 niños en edad escolar Cataluña:
    38% dolor crónico, 5% dolor crónico intenso

(Huguet A, Miró J. The severity of chronic pediatric pain: an epidemiological study. J Pain 2008 ;9:226-36)

  • 110 niños ASA I-II preoperados H. Universitario de Madrid – 5% dolor crónico

(Díez-Labajo A. Th. Doctoral)

 

Mitos y realidades del dolor infantil

MITOS

REALIDADES

Los niños pequeños no sienten bien el dolor

Un feto de 26 semanas ya posee la capacidad neuroquímica y
anatómica de experimentar nocicepción.

Durante el nacimiento se ha observado que libera opioides endógenos (endorfinas o encefalinas).

Los procesos post-obstétricos dolorosos en el niño, provocan cambios en la presión arterial y en la frecuencia cardiorespiratoria. También segregan adrenalina.

Los niños no expresan bien el dolor

En edad preverbal, debemos interpretar un conjunto de informaciones:

El llanto.

Expresión facial.

Respuesta autonómica.

Cambios conductuales.

Respuestas motoras.

A los niños pequeños les duele menos que a los mayores

Los niños pequeños presentan mayores niveles de dolor que los niños mayores

La piel del recién nacido, tiene una densidad de nociceptores mayor que la piel del adulto a posibilidad de generar nocicepción en mayor.

Los niños después no se acuerdan del dolor

Aprendizaje por estímulos

– Un estudio relacionó circuncisión con mayor llanto en las vacunaciones.

 

 

Signos de dolor en Pediatría

 

AGUDO

CRÓNICO

Expresión facial afligida.

Llanto o gemidos.

Rigidez muscular.

Flexión o agitación de extremidades.

Irritabilidad.

Estado de vigilia.

Cambios en signos vitales y dilatación de pupilas.

Apatía.

Irritabilidad.

Cambios en los patrones de sueño.

Pérdida de interés por el entorno.

 

Medición del dolor en pediatría:

En niños verbalizados y colaboradores, cualquier tipo de escala visual como la EVA, la EVA facial, la EVA frutal… pueden ayudarnos a cuantificar el dolor en ciertos niños, el problema es cuando la edad del niño es preverbal. Para este otro caso, se ha desarrollado una escala validada en español, la escala LLANTO.

La escala LLANTO es una escala observacional en la que el personal sanitario tiene que escoger en cada uno de los 5 parámetros, que situación se corresponde a la del paciente, asignando a cada parámetro valores de 0-2 de tal modo que la puntuación global oscila entre 0 (ausencia de dolor) y la máxima 10 (dolor máximo posible) la puntuación permite distinguir entre dolor leve (puntuación de 0-3), moderado (4-6) e intenso (7-10)

En los casos infantiles, otro dato interesante puede ser la recopilación de la EVA parental, debido a la buena correlación encontrada ente la EVA del niño y la EVA parental.

 

  • DISTRACCIÓN COGNITIVA
  1. Control Motor
  2. Diversión
  3. Realidad Virtual.
  • EL CUENTO ANALGÉSICO
  1. Aeróbico
  2. Diversión
  • IMAGINACIÓN
  1. Contexto
  2. Padres
  3. Paciente
  4. Jacobson
  5. Respiración
  • RELAJACIÓN
  • TERAPIA MANUAL
    • EJERCICIO
      • Aeróbico
      • Diversión
    • EDUCACIÓN
      • Paciente
      • Padres
      • Contexto

Conclusiones:

Los niños experimentan el dolor en igual medida que los adultos, pero su valoración puede ser más difícil.

Debemos por tanto conocer el dolor crónico pediátrico, y conocer las opciones terapéuticas para cada caso.

El dolor crónico infantil lo sufre casi un tercio de la población infantil. Millones de niños padecen dolor crónico, ya sea por patologías no filiadas o por enfermedades identificadas. Los especialistas apuntan que este padecimiento en los más pequeños es un problema olvidado por la propia comunidad médica y recuerdan que, además del coste económico que suponen, son un factor de riesgo que aumenta las posibilidades de sufrir discapacidad y dolor crónico en la edad adulta.

dolor-pediatrico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *