¿Qué es la artrosis? ¿Qué podemos hacer como fisioterapeutas?

Para ponernos en situación…

La artrosis u osteoartritis (OA), enfermedad articular más común, se caracteriza por la pérdida del cartílago articular, remodelación del hueso subcondral, formación de osteofitos, laxitud ligamentosa, debilitamiento de los músculos periarticulares y engrosamiento de la cápsula articular.1,2 Parece ser la patología musculo-esquelética más frecuente, la cual afecta aproximadamente al 10% de la población mundial mayor de 60 años,1 constituyendo la segunda causa de discapacidad después de las enfermedades cardiovasculares.3,4

Asimismo, se trata de una enfermedad progresiva o crónica y a menudo debilitante, la cual crea una gran carga social y económica, dando lugar a consecuencias físicas y psicológicas significativas para la persona que la sufre.2

Hay una fuerte evidencia acerca de la asociación existente entre una previa lesión e inestabilidad de la articulación resultante, con el posterior desarrollo de la artrosis.5-8 Este proceso, conocido comúnmente como osteoartriris postraumática, es más frecuente en poblaciones que realicen gran actividad, tales como atletas de élite o personal militar.9,10 Así pues, se estima que más del 40% de los individuos con afectación ligamentosa, meniscal o lesiones superficiales articulares, desarrollará dicha patología.5

Los factores de riesgo que influyen en la OA, difieren según la articulación afectada.  Dentro de ellos, podemos destacar la genética, el sexo femenino, los traumatismos, la edad avanzada y la obesidad.11

Las articulaciones más comúnmente afectadas son las manos, rodillas, caderas y columna vertebral, aunque prácticamente cualquier articulación puede estar involucrada. La osteoartritis es a menudo asimétrica. Por lo tanto, un paciente puede tener una gran osteoartritis debilitante de rodilla con una función casi normal de la pierna opuesta.12,13

 

¿Y por qué encontramos pacientes de este tipo? ¿Cuál es la causa?

La artrosis es una patología idiopática y multifactorial, clasificada en primaria y secundaria. La primera de ellas se caracteriza, en la mayor parte de los casos, por la ausencia de causas o factores predisponentes evidentes. Sin embargo, la artrosis secundaria se origina como complicación de otros trastornos articulares, principalmente enfermedades inflamatorias articulares (artritis https://www.fisiosite.com/patologias-tratamientos-fisioterapia-listado/artritis reumatoide), malformaciones congénitas articulares, traumatismos articulares, necrosis avascular del hueso, fracturas y lesiones ligamentosas, intervenciones quirúrgicas previas, acromegalia, mucopolisacáridos y obesidad, entre otros. Por tanto, cualquier enfermedad en la articulación o próxima a ella pueden inducir a una artrosis secundaria.14

La clasificación de dicha patología, se ha realizado en función de sus principales mecanismos fisiopatológicos subyacentes,15 las características más significativas de los pacientes,16 la fase de la enfermedad,17 las articulaciones que intervienen,18,19 y el grado de inflamación que presentan los sujetos que la padecen. Sin embargo,  existen numerosos factores que influyen en la artrosis haciendo difícil la clasificación de sus pacientes.20

Además de la pérdida de cartílago articular como causa principal de dicha enfermedad, se produce una combinación de cambios celulares y ciertas tensiones en la biomecánica de la articulación, así como una serie de cambios secundarios que incluyen la remodelación del hueso subcondral, el desarrollo de lesiones en la medula ósea, la formación de osteofitos, cambios en la sinovial, en la cápsula articular, en los ligamentos y músculos, y roturas de meniscos y extrusiones.21-26

A pesar de que existe una gran relación entre el incremento de incidencia de la artrosis con la edad, no se trata de una enfermedad producida como consecuencia inevitable del envejecimiento, sino que este aumenta el riesgo de padecerla.1

 

¿Qué observamos a nivel clínico?

La artrosis es una enfermedad heterogénea con diversos factores patógenos, compuesta por diferentes fenotipos que evoluciona constantemente, dando lugar, en ocasiones, a manifestaciones clínicas y radiológicas comunes.27 Dentro de estas manifestaciones clínicas, deben destacarse síntomas tales como el dolor, la limitación funcional y la rigidez.14

El dolor característico de los pacientes que sufren artrosis se incrementa con el movimiento o al soportar cargas, viéndose limitada así la propia articulación. Por otra parte, presentan una rigidez progresiva con pérdida paulatina de la movilidad tanto activa como pasiva, provocando a su vez impotencia funcional, la cual se acentúa a medida que la enfermedad evoluciona. Asimismo, cabe destacar tanto la deformidad generada por la alteración de los ejes de carga articulares, la inestabilidad ligamentosa o la destrucción de la articulación, como la hinchazón  debida al derrame sinovial, el cual es más común en cuadros de artritis. Debido al efecto de los osteofitos, puede encontrarse también un edema visible en los márgenes de la articulación.28

 

…¿Y a nivel patológico?

La principal afectación de la artrosis se produce a nivel del cartílago, el hueso, la cápsula articular y la sinovial, pudiendo producir efectos secundarios en el músculo.1,2

Presenta además, dos estadios en función de la evolución de la enfermedad, destacando así, un estadio precoz y un estadio tardío. El primero de ellos está caracterizado por la inflamación que se traduce en la rigidez y el dolor articular, así como el engrosamiento de la sinovial y la cápsula articular junto con la erosión y la destrucción del cartílago articular. Por su parte, el estadio tardío está determinado por la presencia de osteofitos alrededor de la articulación dañada, el engrosamiento reactivo de la cápsula articular y la sinovial, la atrofia debida al desuso, la esclerosis del hueso subarticular, y la aparición de pequeños quistes situados en zonas donde el hueso no se encuentra engrosado por acumulación de líquido sinovial.29

 

Diagnóstico: ¿Cuál es el Gold standard?

Dentro de las pruebas clínicas que nos permiten diagnosticar la enfermedad reumática de la artrosis, es importante destacar la radiografía como el “Gold standard”. No obstante, también son utilizadas para descartar otras patologías asociadas la ecografía o la resonancia magnénica, realizándose en ocasiones pruebas de laboratorio.30

En cuanto a los signos radiológicos que nos permiten identificar dicha patología, cabe destacar: disminución del espacio articular, formación de osteofitos, aparición de quistes artrósicos y geodas, engrosamiento de la cortical, deformaciones, y cambios progresivos en el aspectos de la morfología de la articulación.1,2

Tratamiento

Las recomendaciones recientes para el tratamiento de la artrosis sugiere la necesidad de realizar ejercicio y actividad física en combinación con  la educación del paciente, como primera línea de tratamiento en este tipo de patología. Por tanto, el tratamiento estará centrado en restablecer la función articular, aliviar las molestias, evitar la progresión y mejorar la calidad de vida del paciente.31

  • Tratamiento conservador

Este tratamiento se centra en modificar las actividades de la vida diaria de los pacientes con artrosis así como el ámbito laboral. Además, se concienciará de la exposición prolongada a actividades o movimientos que aceleren la enfermedad.31

Asimismo, hay una fuerte evidencia que apoya la fisioterapia como tratamiento beneficioso para estos pacientes. A través de los ejercicios isométricos e isocinéticos, se fortalece la musculatura adyacente a la articulación lesionada. Por otro lado, se ha visto que las técnicas de masoterapia y las movilizaciones pasivas y activas, evitan el deterioro del rango articular, que en combinación con la electroterapia y los baños de parafina, permiten disminuir el dolor con un efecto analgésico mejorando al mismo tiempo la inflamación con la que cursan la mayoría de los pacientes. No obstante, es fundamental el reposo cada 4h-6h aproximadamente al día, para permitir la rehidratación del cartílago. Sin embargo, debe tenerse en cuenta el tratamiento médico basado en la prescripción de analgésicos y antiinflamatorios (AINES), los cuales permiten la reducción del dolor, a pesar de tratarse de un proceso degenerativo y no inflamatorio, como es el caso de la artritis.32,33

  • Tratamiento quirúrgico

La administración quirúrgica se reserva para aquellos que no mejoran con el comportamiento y la terapia farmacológica, además de tener un dolor intratable, así como pérdida de la función.31

Dentro de las opciones que nos ofrece la cirugía, cabe resaltar el desbridamiento articular (extirpación de osteofitos, zonas lesionadas del cartílago, lavado de partículas libres, tejido muerto), la artrodesis (fijación de la articulación en su posición funcional), las osteotomías (cortes de hueso), la artroplastia de resección y de sustitución (cuando fallan otros tratamientos, se reemplazan las partes dañadas de la articulación) y los injertos de cartílago y cultivos de condrocitos.31

Post de nuestra colaboradora Cristina Sáenz Jiménez ( twitter: @csaeji)

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

  • Pereira D, Peleteiro B, Araújo J, Branco J, Santos RA, Ramos E. The effect of osteoarthritis definition on prevalence and incidence estimates: a systematic review. Osteoarthritis Cartilage. 2011 Nov; 19(11): 1270-85.
  • Litwic A, Edwards MH, Dennison EM, Cooper C. Epidemiology and burden of osteoarthritis. Br Med Bull. 2013; 105: 185-99.
  • Manek NJ, Lane NE. Osteoarthritis: current concepts in diagnosis and management. Am Fam Physician. 2000; 61(6): 1795-1804.
  • Ravaud P, Dougados M. Définition et épidemiologie de la gonarthrose. Rev Rhum Ed Fr. 2000; 3: 130-7.
  • Anderson DD, Chubinskaya S, Guilak F, Martin JA, Oegema TR, Olson SA, et al. Post-traumatic osteoarthritis: improved understanding and opportunities for early intervention. J Orthop Res. 2011 Jun; 29(6): 802-9.
  • Brown TD, Johnston RC, Saltzman CL, Marsh JL, Buckwalter JA. Posttraumatic osteoarthritis: a first estimate of incidence, prevalence, and burden of disease. J Orthop Trauma. 2006 Nov-Dec; 20(10): 739-44.
  • Lohmander LS, Englund PM, Dahl LL, Roos EM. The long-term consequence of anterior cruciate ligament and meniscus injuries: osteoarthritis. Am J Sports Med. 2007 Oct; 35(10): 1756-69.
  • Onur TS, Wu R, Chu S, Chang W, Kim HT, Dang AB. Joint instability and cartilage compression in a mouse model of posttraumatic osteoarthritis. J Orthop Res. 2014 Feb; 32(2): 318-23.
  • Rivera JC, Wenke JC, Buckwalter JA, Ficke JR, Johnson AE. Posttraumatic osteoarthritis caused by battlefield injuries: the primary source of disability in warriors. J Am Acad Orthop Surg. 2012; 20 Suppl 1: S64-9.
  • Kuijt MT, Inklaar H, Gouttebarge V, Frings-Dresen MH. Knee and ankle osteoarthritis in former elite soccer players: a systematic review of the recent literature. J Sci Med Sport. 2012 Nov; 15(6): 480-7.
  • DiCesare PE, Abramson S, Samuels J. Pathogenesis of osteoarthritis. In: Firestein GS, Kelley WN, eds. Kelley’s Textbook of Rheumatology. 8th ed. Philadelphia, Pa.: Saunders Elsevier; 2009.
  • Sinusas K. Osteoarthritis: diagnosis and treatment. Am Fam Physician. 2012 Jan; 85(1): 49-56.
  • Gabriel SE, Michaud K. Epidemiological studies in incidence, prevalence, mortality, and comorbidity of the rheumatic diseases. Arthritis Res Ther. 2009; 11: 229.
  • Altman R, Asch E, Bloch D, Bole G, Borenstein D, Brandt K, et al. Development of criteria for the classification and reporting of osteoarthritis. Classification of osteoarthritis of the knee. Diagnostic and therapeutic criteria committee of the american rheumatism association. Arthritis Rheum. 1986; 29(8): 1039-49.
  • Herrero-Beaumont G, Roman-Blas JA, Castañeda S, et al. Osteoartritis primaria ya no primario: tres subconjuntos con etiológico distinta, clínicas y terapéuticas. Semin Arthritis Rheum. 2009; 39: 71-80.
  • Knoop J, van der Leeden M, Thorstensson CA, et al. Identificación de fenotipos con diferentes resultados clínicos en artrosis de rodilla: datos de la iniciativa osteoartritis. Arthritis Care Res (Hoboken). 2011; 63: 1535-42.
  • Scanzello CR, Umoh E, Pessler F, Díaz-Torne C, Miles T, Dicarlo E, et al. Local cytokine profiles in knee osteoarthritis: elevated sinovial fluid interleukin-15 differentiates early from end-stage disease. Osteoarthritis Cartilage. 2009 Aug; 17(8): 1040-8.
  • Solovieva S, Kämäräinen OP, Hirvonen A, Hämäläinen S, Laitala M, Vehmas T, et al. Association between interleukin 1 gene cluster polymorphisms and bilateral distal interphalangeal osteoarthritis. J Rheumatol. 2009 Sep; 36(9): 1977-86.
  • MacGregor AJ, Li Q, Spector TD, Williams FM. The genetic influence on radiographic osteoarthritis is site specific at the hand, hip and knee. Rheumatology (Oxford). 2009 Mar; 48(3): 277-80.
  • Haynes MK, Hume EL, Smith JB. Phenotypic characterization of inflammatory cells from osteoarthritic synovium and sinovial fluids. Clin Immunol. 2002 Dec; 105(3): 315-25.
  • Dieppe P. Developments in osteoarthritis. Rheumatology (Oxford). 2011; 50: 245-47.
  • Martel-Pelletier J, Pelletier JP. Is osteoarthritis a disease involving only Cartilage or other articular tissues?. Eklem Hastalik Cerrahisi. 2010; 21: 2-14.
  • Abramson SB, Attur M. Developments in the scientific understanding of osteoarthritis. Arthritis Res Ther. 2009; 11: 227.
  • Goldring MB, Goldring SR. Articular cartilage and subchondral bone in the pathogenesis of osteoarthritis. Ann NY Acad Sci. 2010; 1192: 230-7.
  • Pollard TCB, Gwilym SE, Carr AJ. The assessment of early osteoarthritis. J Bone Joint Surg Br. 2008; 90(4): 411-21.
  • Dequeker J, Luyten FP. The history of osteoarthritis-osteoarthrosis. Ann Rheum Dis. 2008; 67(1): 5-10.
  • Castañeda S, Roman-Blas JA, Largo R, Herrero-Beaumont G. Osteoarthritis: a progressive disease with changing phenotypes. Rheumatology (Oxford). 2014 Jan; 53(1): 1-3.
  • Perrot S, Poiraudeau S, Kabir-Ahmadi M, Rannou F. Correlates of pain intensity in men and women with hip and knee osteoarthritis. Results of a national survey: the french ARTHRIX study. Clin J Pain. 2009 Nov-Dec; 25(9): 767-72.
  • Van Dijk GM, Veenhof C, Schellevis F, Hulsmans H, Bakker JP, Arwert H, et al. Comorbidity, limitations in activities and pain in patients with osteoarthritis of the hip or knee. BMC Musculoskelet Disord. 2008 Jun; 9: 95.
  • Lichtenstein MJ, Pincus T. How useful are combinations of blood tests in rheumatic panels in diagnosis of rheumatic diseases?. J Gen Intern Med. 1988; 3(5): 435-42.
  • St Clair SF, Higuera C, Krebs V, Tadross NA, Dumpe J, Barsoum WK. Hip and knee arthroplasty in the geriatric population. Clin Geriatr Med. 2006; 22(3): 515-33.
  • Rutjes AW, Nüesch E, Sterchi R, Jüni P. Therapeutic ultrasound for osteoarthritis of the knee or hip. Cochrane Database Syst Rev. 2010; (1):CD003132.
  • Colbert CJ, Song J, Dunlop D, Chmiel JS, Hayes KW, Cahue S, et al. Knee confidence as it relates to physical function out- come in persons with or at high risk of knee osteoarthritis in the osteoarthritis initiative. Arthritis Rheum. 2012; 64: 1437– 46.

artrosis-zoom

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *