Excesos Navideños: Cómo afectan… y cómo compensarlos.

Llegan las navidades y es la época en la que nos excedemos con todo: con las compras, y con lo que más afecta a nuestro organismo: la alimentación.

Cenas de empresa, reencuentros, nochebuena, navidad… Son traducidas en azúcares, alcohol, grasas nocivas, alimentos refinados… Es evidente que el ser humano es un ser social y son fechas para que disfrutemos, pero es importante hacerlo con cabeza. Vamos a hablar de cómo afectan estos alimentos a nuestro organismo y cómo podemos recuperarnos tras las fiestas.

 

LAS GRASAS TRANS

Son un tipo de ácidos grasos insaturados presentes en los alimentos preparados / industrializados, como la bollería industrial y el chocolate, “alimentos” que se consumen en estas fechas (turrones, polvorones, roscón, chocolates, churros, galletas…)

Los procesos de hidrogenación hacen que las moléculas no puedan integrarse en el metabolismo, y el cuerpo debe eliminarlas. Su exceso, hace que el cuerpo se quede sin enzimas disponibles para su eliminación, quedando almacenadas en algún tejido.

¿Cómo afectan al organismo? Son precursores de la inflamación, aumentan el colesterol LDL y disminuye el HDL, aumentan la concentración de triglicéridos y favorecen la hipertensión, son tóxicas, evitan la regeneración celular, bloquean la función enzimática y hormonal, aumentan el riesgo de sufrir diabetes tipo ll e influyen en procesos crónicos como el asma, artritis o artrosis.

 

LOS AZÚCARES

Los azúcares refinados, presentes en todos los alimentos mencionados en el párrafo anterior, y en muchos refrescos carbonatados que bebemos, son difíciles de degradas, siendo necesarias muchas vitaminas. Se toleran hasta 40-50gr al día, y sólo uno de estos refrescos ya son 120 gr.

¿Cómo afectan al organismo? Aumentan la acidez y por ello el por ello la inflamación del tejido conjuntivo (dolor miofascial), estimulan el páncreas creando situaciones de hipoglucemia (irritación, temblores, malestar…), crean hipersensibilidad en las glándulas suprarrenales (dolor de cabeza, mareos…), producen una apertura precoz del píloro, haciendo que la comida pase sin digerir junto con los ácidos al duodeno (acidez, dolor dorsal), aumentan los triglicéridos (trastornos cardiovasculares), producen hiperactividad y ansiedad (son similares a una droga), aumentan la producción de insulina y estrógenos (ovarios poliquísticos), favorecen la colonización intestinal, vesical o vaginal (hongos, cándidas),provocan la excreción del magnesio, desgastan las vitaminas del tipo B, son precursores de células cancerígenas, producen depresión del sistema inmune y durante el embarazo pueden disminuir el peso de los bebés y causar nacimientos prematuros.

 

EL ALCOHOL

Para muchos, es un “nutriente” (el vino tinto tiene potentes antioxidantes), pero debe beberse con moderación y cuando no se presentan contraindicaciones.

¿Cómo afecta al organismo? El hígado debe hacer frente a las grasas saturadas y al alcohol, lo cual puede ocasionar trastornos hepáticos y renales, como enfermedad renal y cirrosis. También da lugar a la secreción de adrenalina, ocasionando trastornos como tensión nerviosa, irritabilidad o insomnio. El exceso aumenta los depósitos grasos del en el corazón y reduce la función inmunológica.

 

¿Cómo podemos compensarlo?

Durante las fiestas:

  • Un aporte extra de ácidos grasos omega 3, 6 y 9 bloquea el posible proceso inflamatorio o alérgico que provocan las grasas trans.
  • Los azúcares es mejor tomarlos por la mañana para evitar la acidez y porque el páncreas trabaja mejor por la mañana.
  • El alcohol, siempre con moderación.

 

Al terminar las fiestas, es importante hacer una diesta de “desintoxicación”. ¿Qué alimentos son recomendables ingerir?

  • Zumos de frutas y verduras
  • Agua
  • Alimentos /brotes / verduras crudas
  • Frutas, vegetales, granos enternos, legumbres, semillas.

Además de la alimentación, es importante disminuir el estrés para desacidificar el organismo, respirar tranquilo para oxigenarnos mejor, hacer ejercicio para eliminar toxinas y aumentar la producción de endorfinas y sobre todo, beber agua.

Tras este post, esperamos que disfrutéis de las fiestas, con moderación, con las personas que más queréis y con mucha, mucha felicidad.

 

excesos navidad

 

Bibliografía:

González de Arriba, I. and Sánchez Jorge, S. (2011). ¿Qué es una dieta sana?. 1st ed. Donostia-San Sebastian: Laboratorios

McKeith, G. and Robledillo Carro, E. (2005). Eres lo que comes. 1st ed. Barcelona: Planeta..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *