Dolor lumbar: Causas y diagnóstico

El dolor lumbar o lumbalgia es un dolor localizado entre la región subcostal y el pliegue glúteo, irradiado o referido muchas veces hacia la región sacroilíaca o los muslos, y se acompaña de tensión, espasmo o rigidez muscular, en ocasiones irradiado por la pierna (ciatalgia).

La lumbalgia es un problema de alta prevalencia en la población (el 80% de las personas han tenido en algún momento dolor lumbar a lo largo de su vida) por sus repercusiones económicas y sociales, ya que es una de las primeras causas de baja por incapacidad laboral en los países desarrollados.

Es imprescindible diferenciar entre dolor lumbar agudo o crónico, intentando mediante la historia clínica llegar a la causa de este dolor. El 85% de las veces el dolor es inespecífico, sin presencia de una lesión anatomopatológica definida, y se diagnostica como “lumbalgia, lumbago, pinzamiento…” término que significa: dolor lumbar, y, a nosotros como fisioterapeutas, no nos aporta nada, ya que el hecho de que el paciente venga con ese dolor lumbar ya nos da la misma información. En cambio, el dolor lumbar específico se encuentra tras una lesión definida como puede ser una infección, osteoporosis o fractura.

 

Diagnóstico del dolor lumbar

Como en toda historia clínica, antes de realizar un examen físico debemos realizar una anamnesis que nos lleve a un diagnóstico lo más acertado posible para tratar a nuestro paciente.

En primer lugar, observaremos la postura del paciente, si se encuentra nervioso, cansado del dolor, preocupado, etc.

  • Aparición del dolor, ¿agudo o crónico? ¿cómo ha aparecido? Es importante saber si el paciente ha sufrido un golpe o caída, si ha sido a raíz de una actividad física (nos da lugar a una posible fractura, contusión, o espasmo muscular postraumático) o si ha aparecido de repente pero sin sufrir ningún golpe (posible infección, osteoporosis, hernia discal…). Por el contrario, si el dolor aparece gradualmente y continúa en el tiempo, sin causa aparente asociada, debemos indagar más en el tipo de dolor, localización e intensidad.
  • Localización: ¿Se encuentra en un punto localizado?¿Se irradia o refiere a otras zonas del cuerpo? ¿Se localiza en barra en la zona lumbar? Esto nos puede dar información sobre un dolor con irradiación nerviosa (por ejemplo ciática), presencia de puntos gatillo miofasciales (posibles puntos en zona lumbar que den dolor referido a la zona glútea o viceversa, que el origen del dolor sea la zona glútea o abdominal pero refieran el dolor a la zona lumbar), dolor visceral irradiado a la zona lumbar (por ejemplo pancreático o pélvico)
  • Intensidad y tipo de dolor: Valorar con escalas de intensidad, por ejemplo EVA (escala visual analógica) o Escala del 0 al 10, así como sus variaciones. ¿Qué factores aumentan el dolor? (posturas, actividad, momento del día) ¿Qué factores lo disminuyen? (medicación, posturas antiálgicas, estiramientos, fisioterapia…).
  • El dolor mecánico está relacionado con esfuerzo, movimiento o postura, calma con el reposo y en posturas antiálgicas. El dolor inflamatorio es gradual, progresivo, continuo, nocturno, sin relación con esfuerzo o postura: neoplasias, infecciones. El dolor de estenosis de canal medular produce claudicación a la marcha con alteraciones sensitivas y/o motoras, debilidad.

Como vemos, es importante diferenciar el tipo de dolor, ya que el dolor de tipo visceral o infeccioso de manera general no cesa ni cambia con posturas relajadas o con el descanso, por lo que tras una anamnesis y exploración, y si hay evidencias de alguna enfermedad sistémica derivaremos a un médico, el dolor fascial sobre todo durante la noche despierta ya que el sistema se encuentra “incómodo” manteniendo la misma postura de manera prolongada, el dolor de origen muscular disminuye con el descanso, etc.

Otras sensaciones: ¿Parestesias? ¿Pinchazos? ¿ Sudoración?

Debemos tener en cuenta todos estos elementos y después proceder con la exploración física:

  • Observación: En una observación dinámica, veremos los movimientos del paciente, si son libres, si tiene miedo, si presenta alguna postura antiálgica o tiene sensación de molestia al moverse.  En una observación estática, como hemos hablado en anteriores posts podemos ver asimetrías, aumento de volúmenes musculares, o cambios en la coloración o sudoración de la piel.
  • Palpación: ¿dolor a la palpación en la zona que refiere el paciente? ¿dolor en otros puntos que refieran dolor a la zona lumbar? (presencia de PGM) ¿aumento de tono muscular? ¿movilidad de la piel y tejido celular subcutáneo restringida?¿dolor en apófisis espinosas? ¿anteriorización o posteriorización de transversas lumbares, de ilíacos?)
  • Movilización,  fuerza muscular y pruebas específicas (pruebas de fuerza muscular de musculatura abdominal, lumbar, multífidos, glúteos, isquiotibiales, psoas ilíaco), pruebas de extensibilidad de los mismos,, y pruebas específicas (test de Lasègue, Test de Schober, Test de Gillet…)
  • Pruebas complementarias: Es interesante la presencia de pruebas diagnósticas si sospechamos de infecciones, hernia discal, espondilolistesis… etc, para poder orientar nuestro tratamiento o derivar a otro profesional. Aunque en la mayoría de las ocasiones no se encuentra una lesión específica por parte del médico por lo que el paciente es tratado con antiinflamatorios y enviado a su casa, entonces es donde llega nuestra valoración y tratamiento.

 

datos dolor lumbar

Tras una profunda valoración, como profesionales eligiremos el tratamiento que más se adecue: Ejercicio lumbar, masaje, movilizaciones, liberación miofascial, movilización neuromeníngea, terapia manual ortopédica… o, por supuesto, la combinación de ellos.

 

Entonces, ¿cuáles son las principales causas de dolor lumbar?

En fisioterapia, es difícil y en ocasiones incorrecto decidir qué provoca exactamente el dolor. ¿Una hernia discal? Existen personas con hernias que no llegan a enterarse nunca, o personas sin una lesión específica que no pueden realizar sus actividades de la vida diaria. Como hemos visto, el dolor lumbar puede estar causado por patologías específicas externas al sistema musculoesquelético que requieren de tratamiento médico (tumores, infecciones, inflamaciones), patología articular y ósea (discopatías, espondilolistesis, hernias, artrosis…) patología nerviosa (radiculopatías, estenosis del canal), patología muscular (debilidad o aumento de tono muscular lumbar, abdominal, pélvico o glúteo entre otras, contracturas o puntos gatillo miofasciales que refieran dolor a esa zona), traumatismos o movimientos bruscos (deportes, caídas) o por el contrario, “traumatismos” por sedentarismo o posturas incorrectas que provoquen una restricción articular, muscular y fascial, siendo imposible muchas veces diagnosticar la “causa médica” pero debemos ser capaces de diagnosticar el problema actual susceptible de tratamiento con fisioterapia que impide al paciente con dolor lumbar continuar sus actividades y le provoca un malestar psicológico, entrando en una rueda de dolor en la que influyen el sistema musculoesquelético, endocrino y emocional.

 

Bibliografía:

A B. Arranz Álvarez, J M. Tricás Moreno, A I. Jiménez Lasanta, P. Domínguez Oliván. Valoración fisioterápica del paciente con dolor Physiotherapy assessment of the patient with pain Elsevier. Fisioterapia 2000;22:32

Anon, (2016). [online]  [Accessed 24 Oct. 2016].

Bravo PA and González-Durán R. Clinical assessment of psychological factors involved in chronic lumbar pain. Rev Soc Esp Dolor 2001; 8: 48-69.

Dr. J. Muñoz-Gómez . EPIDEMIOLOGIA DEL DOLOR LUMBAR CRONICO. AVANCES REUMA SALAMANCA 13/2/03 10:55 Página 23

Dr. Joaquín Pérez Guisado. Contribución al estudio de la lumbalgia inespecífica. Rev Cubana Ortop Traumatol v.20 n.2 Ciudad de la Habana jul.-dic. 2006. Facultad de Medicina de Córdoba 
Córdoba, España

Fabio Salinas Durán,  Luz Helena Lugo Agudelo.  Rehabilitación en salud, 2.a edición. Universidad de Antioquia, 2008

Fisioterapia para todos. (2016). Dolor lumbar cronico o agudo, causas, tratamiento y remedios caseros. [online]  [Accessed 24 Oct. 2016].

Fundamentos de medicina osteopática.American Osteopathic Association. Ed. Médica Panamericana, 2006

Miralles I. Lumbar pain prevention. Effectiveness of the Spine School . Rev Soc Esp Dolor 2001; 8: 14- 2 1 .

Reyes-Llerena, GA. , Porro Novo J, Hernández Martínez, A. Dolor lumbar bajo Dolor lumbar bajo: Enfoque : Enfoque clínico-terapéutico y de la rehabilitación precoz. CIMEQ- Servicio Nacional de Reumatología. Volumen III, Num 1, 2001 Revista Cubana de Reumatología

 

DOLOR-LUMBAR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *