El hombro (IV): Exploración de la inestabilidad glenohumeral, patología del labrum y cabeza larga del bíceps

Tras haber visto parte de la exploración del hombro en el anterior post El hombro (lll) Exploración de lesiones de la articulación acromioclavicular, impingement y manguito de los rotadores, continuamos hoy con la exploración mediante test específicos de la inestabilidad glenohumeral, patología del labrum y cabeza larga del bíceps, dando por terminada esta línea de post acerca del complejo articular del hombro.

 

INESTABILIDAD GLENOHUMERAL

Test de carga y desplazamiento: Detecta la inestabilidad anterior y posterior de la articulación. Se realiza con el paciente tumbado o sentado. El fisioterapeuta estabiliza con una mano la escápula (con el pulgar en la espina) y con a otra abarca la cabeza del húmero. Se desplaza la cabeza en sentido anterior y posterior. Es positivo si hay aprehensión por parte del paciente, o un aumento del desplazamiento en comparación con el lado sano.

Evaluación de la cápsula anteroinferior: El paciente en supino, colocando el brazo en abducción de 60º en el plano escapular, y 90º de flexión de codo. El terapeuta estabiliza con una mano por encima del codo y la otra por encima del húmero. La mano del hombro realiza traslación anterior y la mano del codo hace compresión axial hasta 45º. Si la cápsula está bien, la traslación anterior se reducirá con el aumento de la rotación externa.

Evaluación de la cápsula posteroinferior: La posición es la misma, pero partimos de una rotación externa de 45º. La mano craneal del terapeuta realiza traslación posterior, la mano del dodo realiza la compresión axial añadiéndole rotación interna. Si al cápsula está intacta, la traslació posterior se reducirá con el aumento de la rotación interna.

Evaluación del ligamento glenohumeral: Según el grado de abducción que realicemos la traslación anterior, se evalúan las diferentes partes del ligamento: 0º-30º: superior, 45º-60º: medio, 90º: inferior. Esta traslación siempre debe compararse con el lado sano. En inestabilidad anterior, hay diferentes grados de evaluación: normal (se traslada entre 0-25% de su diámetro), grado l (se traslada hasta un 50% de su diámetro y se siente el tope), grado ll (se traslada más de un 50% y se mueve por encima de borde pero se reduce de forma espontánea), y grado lll (se traslada por encima y no puede reducirse de manera espontánea)

Test de aprehensión, de aumento y de recolocación: Los tres tienen como objetivo valorar la intestabilidad anterior.

El test de aprehensión se realiza con el paciente en supino,  hombro en abducción de 90º y codo en flexión de 90º. El fisioterapeuta sujeta la mano por encima del codo y la otra en el brazo, rotando externamente hasta el límite del movimiento.

El test de aumento busca intensificar el anterior aplicando fuerza. Son positivos si el paciente sufre aprehensión durante la maniobra.

El test de recolocación busca reducir la inestabilidad anterior, aplicando fuerza en sentido posterior estabilizando la cabeza humeral. Es positiva si el dolor y la sensación de aprehensión disminuye.

Test del tirón (Jerk test):  El paciente en sedestación con hombro y codo a 90º, el brazo en rotación interna. El terapeuta estabiliza la cintura escapular y agarra el codo, aplicando una carga de compresión axial en sentido posterior. La prueba es positiva si hay dolor y aprehensión.

Test de push-pull: El paciente en decúbito supino al borde de a camilla, el brazo en abducción de 90º en el plano escapular. El terapeuta coloca una mano en la parte anterior de la cabeza humeral y la otra agarra el antebrazo. La mano de la cabeza humeral empuja y la del antebrazo tira, realizando ambas una traslación posterior que no debe superar el 50% de la cabeza del húmero.

Signo del surco o del escalón: Detecta la presencia de inestabilidad inferior y multidireccional. El paciente en sedestación con el brazo relajado. El terapeuta coloca su mano con el dedo medio y el pulgar en los ángulos del acromion, dejando el índice para valorar la distancia entre el acromion y la cabeza del húmero. Se tracciona y se valora la distancia.

Test de Feagin:  Evalúa la integridad del ligamento glenohumeral inferior. El brazo del paciente se apoya en el hombro del fisioterapeuta en abducción de 80º. El terapeuta aplica fuerza hacia abajo y hacia delante. Es positivo si hay aprehensión.

 

PATOLOGÍA DEL LABRUM

Test de Crank: Evalúa la lesión de SLAP. El paciente en supino con el brazo en abducción de 160º, y el codo a 90º.. El terapeuta aplica de rotación interna a rotación externa. Es positiva si el paciente nota un “chasquido” y dolor.

Test de carga de bíceps:  Evalúa una lesión inestable SLAP. El paciente en supino, con el hombro en 120º de abducción, con rotación externa completa, codo en flexión de 90º y antebrazo en supinación. La acción se realiza con una contracción isométrica del bíceps. Es positiva si hay dolor del hombro.

Test de rotura del rodete o deslizamiento anterior: Evalúa una lesión inestable SLAP. El paciente de pie o sentado con la mano en la cresta ilíaca y el hombro en 10º de extensión. El terapeuta aplica pfuerza en el codo en sentido anterior y craneal a través de la diáfisis del húmero. Es positiva si el desplazamiento causa dolor y/o un chasquido.

Test de compresión SLAP y O’Brien: El paciente de pie o sentado con flexión de hombro de 90º y 10º de abducción horizontal., y realiza la rotación de hombro desde máxima rotación interna a la externa. En el test de O’Brien se añade resistencia. El terapeuta coloca su mano sobre el hombro para palpar un posible click. Es positiva si se produce más dolor en la rotación interna.

 

PATOLOGÍA DE LA CABEZA LARGA DEL BÍCEPS

Test de Yergason: Identifica una lesión del tendón de la cabeza larga del bíceps o una lesión de SLAP. El paciente sentado o de pie con el codo en flexión de 90º, dejando el antebrazo en pronación. El paciente mueve el antebrazo en supinación contra resistencia. La prueba es positiva para el bíceps o SLAP si hay dolor, y si además se produce un chasquido, puede ser un signo de laxitud o desgarro.

Test de velocidad: Identifica patología del tendón en el surco bicipital y lesiones SLAP. El paciente sentado o de pie con el hombro entre 60º y 90º de flexión, codo extendido y antebrazo en supinación. Se le pide al paciente que mantenga la posición de inicio contra resistencia,  que el terapeuta aplica sobre el tercio inferior de antebrazo. Es positiva para el bíceps si el dolor aparece en el surco bicipital, si el dolor es más profundo puede indicar lesión del labrum.

 

hombro IV

Bibliografía:

Bahr, R., Maehlum, S. and Bolic, T. (2007). Lesiones deportivas. Madrid, España: Editorial Médica Panamericana.

Buckup, K. (2004). Clinical tests for the musculoskeletal system. 2st ed. Stuttgart: Thieme.

Hattman, P ; Smeatham, A. 2010. Special test in musculoeskeletal examination, an evidence-based guide for clinicians.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *