17 Razones para practicar Yoga

Cada vez son más centros los que ofrecen Yoga para mejorar nuestra salud, pero ¿qué es el Yoga y qué nos aporta?

Originalmente, el yoga (del sánscrito yoga ‘unión’) se refiere a una tradicional disciplina física y mental que se originó en la India. Se asocia con prácticas de meditación en el hinduismo, el budismo y el jainismo. Según sus practicantes, el yoga otorga como resultado: la unión del alma individual con la divinidad (postura religiosa), la percepción de que el yo es espiritual y no material (postura espiritualista) y el bienestar físico y mental (postura racionalista o atea).

 

Vamos a centrarnos en esta última posición, hablando de los beneficios físicos y mentales de la práctica del yoga, desde un punto de vista más “occidental”, el yoga como fitness o ejercicio terapéutico.

 

Existen diferentes tipos de yoga: hatha yoga, bikram yoga, iyengar yoga o yoga flow entre otros, hasta un total de nueve. Son en realidad las nueve ramas del árbol del yoga. Todos estos tipos de yoga tienen un mismo objetivo común: la unión del cuerpo y la mente. Desde nuestra visión, según el tipo de yoga que realicemos, se pueden fortalecer unas zonas u otras del cuerpo, ya que las asanas (posturas) son diferentes, así como la velocidad y la respiración.

Un fundamento principal del yoga es la combinación de la respiración con las posturas (pranayama) lo que lo hace tan beneficioso y cada vez más importante dentro de los centros de fisioterapia, como está ocurriendo con el pilates.

 

¿Qué beneficios nos aporta el yoga a nivel físico y mental?

 

1. Fuerza: las asanas tonifican cada parte del cuerpo. Los músculos se tonifican utilizando el propio peso del cuerpo (autocargas) El yoga se basa en la contracción excéntrica mantenida en el tiempo. Siempre se trabaja postura-contrapostura, lo que permite conseguir una musculatura equilibrada entre tren superior y anterior, agonistas y antagonistas, parte izquierda y derecha del cuerpo.

2. Resistencia: como en todo ejercicio físico, la práctica regular incrementa la capacidad de trabajo.

3. Flexibilidad: Las posturas de yoga nos permiten estirar los músculos con total conciencia permitiéndonos ser más flexibles, al trabajar las asanas en elongación.

4. Postura: mientras el tono y la flexibilidad se equilibran, se establece una postura erguida y compensada. Al contrario que el pilates que incluye muchos ejercicios de flexión de tronco, en yoga se trabaja principalmente en extensión o elongación, realizando las posturas y contraposturas (compensando tren superior e inferior), alejando los hombros de las orejas y elongando la columna. El trabajo respiratorio del yoga ayuda también a la corrección postural.

5. Mejora de la respiración: El enfoque principal de la práctica del yoga está en la respiración. Nos hemos mal acostumbrado a respirar de manera superficial, utilizando una respiración muy costal y elevada, a la vez que superficial. El yoga combina la respiración ambominal con la costal, y es una respiración nasal, por lo que respiramos plenamente y aumentando la capacidad pulmonar.

6. Mejora del sistema circulatorio: Además de mejorar inherentemente al trabajo respiratorio (mayor oxigenación de la sangre), al sostener una postura por un tiempo prologado se mejora la circulación de la sangre. En general, las posturas invertidas mejoran la circulación en las piernas.

7. Mejora el sistema digestivo: Existen algunas posturas de yoga que afectan directamente al aparato digestivo. Se trata de las torsiones. Asanas como halasa o arda matsyendrasana favorecen el tránsito intestinal y estimulan el funcionamiento de los riñones, el hígado y el páncreas. Las asanas estimulan y masajea los órganos internos, lo que mejora sus funciones, entre ellas la eliminación de las toxinas acumuladas en el organismo. Cuanto más tiempo se mantengan estas posturas, yendo más profundo por medio de la respiración, los beneficios para los órganos internos serán mayores.

8. Desarrolla el equilibrio: En yoga hay posturas de equilibrio (como el árbol o el águila) que combinadas con la concentración realizan un trabajo de equilibrio.

9. Mejora el funcionamiento de las articulaciones: Promueve el flujo sinovial permitiendo un movimiento articular más libre, y por otro lado el trabajo isométrico que se realiza en las posiciones fortalece la musculatura intrínseca.

10. Ayuda a prevenir el cáncer. Expertos de la MD Anderson Cáncer Centerhttp afirman que ejercicios físicos suaves como el yoga juegan un papel importante en la prevención, por el bombeo del corazón y el flujo sanguíneo. En la recuperación, proporciona alivio de los efectos secundarios de quimioterapia y radioterapia, ya que ayuda a suavizar las alteraciones del sistema digestivo y la fatiga, potencia la eliminación de toxinas, refuerza el sistema inmune, mejora la autoestima y la gestión de las emociones.

11. Refuerza el sistema inmune: Una de las razones por las que nos enfermamos es el estrés. Se ha comprobado que el yoga disminuye las hormonas del estrés. Además, la práctica del yoga, estimula el sistema linfático que elimina las toxinas del cuerpo, llevando sangre oxigenada a todos los órganos del cuerpo, permitiéndoles funcionar de manera óptima.

12. Relaja el sistema nervioso: Uno de los principales beneficios de la práctica del yoga es el impacto que tiene en el sistema nervioso, debido a la conciencia en la respiración y a mantener las posturas por periodos prolongados en una secuencia suave. Prácticas como el yoga restaurativo o los ejercicios de respiración (pranayama) activan el sistema nervios parasimpático, ayudando a manejar mejor el estrés y las emociones intensas.

13. Equilibrio interno. La toma de conciencia corporal que supone la práctica del yoga en cada postura ayuda a desconectar del exterior y a conectarnos con nosotros mismos.

14. Disciplina: Todo ejercicio físico conlleva esfuerzo y disciplina para poder mejorar y concoer sus beneficios. Los ejercicios de yoga, independientemente de la disciplina, pueden adaptarse al alumno. Cada postura tiene variantes más exigentes, y posiciones alternativas por si no pueden ser realizadas. Salvo contraindicación médica, pueden realizarse y siempre con profesionales cualificados.

15. Mejora el tono vital. Uno de los grandes beneficios del yoga es el gran aumento de la energía que proporciona. Mediante la práctica de las asanas y el pranayama se crea energía que se almacena en el cuerpo, lo que aporta vitalidad y alegría. Aunque se trata de unos de los sistemas de acondicionamiento más antiguos del mundo, se trata de un tipo de ejercicio equilibrado y suave que nunca nos lleva al agotamiento. La cantidad de beneficios físicos y mentales que tiene el yoga también mejora la autoestima, lo que también influye en nuestro nivel de energía.

16. Gestión de las emociones. Uno de los grandes beneficios del yoga, por lo que muchos profesionales lo recomiendan, es el efecto calmante sobre el cuerpo y la mente. La práctica regular de yoga nos ayuda a tener más control sobre nuestras emociones, a combatir la ansiedad y el estrés. En el caso de personas con depresión es una práctica muy recomendada por el aumento del tono vital y la autoestima, por la relajación y el autocontrol.

17. Autoreconocimiento: desarrolla las habilidades necesarias para comprender el funcionamiento de la mente a través de la observación de la actividad del propio cuerpo y de la respiración.

 

Ya sabemos… ¡a practicar yoga!

 

17 razones para practicar yoga

 

Bibliografía

Amalia_panea, L. (2016). 11 razones para practicar yoga – Fitness para corredoras. [online] Blogs.runners.es.
Yoga – Guía Fitness. (2016). Beneficios del yoga sobre tu salud.
Yoga, 1. (2016). Crea en Yogacloud tu propia experiencia online. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *